Skip to content Skip to navigation

Jairo Arias, un asturiano triunfando en A Coruña


Fútbol Base

Jairo Arias en su etapa con Josu Uribe en el Real Avilés.
Temporada: 
2017-2018
Delegación: 
Santiago
Provincia: 
A Coruña
Semana: 
39
Año: 
2017

Tras llegar a Galicia hace exactamente catorce meses, el ex del Quirinal se ha convertido por méritos propios en uno de los técnicos más valorados de la delegación de A Coruña. La redacción de O Noso Fútbol- O Noso Deporte se ha puesto en contacto en la mañana de hoy con el hombre de moda en la formación herculina, el cual nos ha vuelto a atender de maravilla, lo que no podemos dejar de agradecerle una vez más.

- Buenos días Jairo, lo primero que me gustaría preguntarte es acerca de tu adaptación a nuestra comunidad, a la ciudad de A Coruña en sí, son ya quince meses por estos lares, ¿contento de la experiencia?

- Si, exactamente son ya catorce meses en A Coruña, yo cuando hablé en su día con Luis Cousillas y con Pablo Fernández para incorporarme al Atlético Coruña Montañeros, pues ellos lo primero que me presentaron fue un club en crecimiento con una gran infraestructura por detrás y con muchas ganas de trabajar. Eso fue lo que hizo decantarme por venir aquí. La verdad que los meses que llevo aquí están siendo fantásticos, no era fácil para mi, soy un chico muy arraigado a mi zona pero gracias al empuje de mi familia y a su apoyo está saliendo todo de maravilla para mi. Ya en el comienzo en Galicia, pues tengo que darle las gracias a la familia del Atlético Coruña Montañeros, porque gracias a ellos el comienzo fue mucho más llevadero y más sencillo. Tampoco me puedo olvidar de mi pareja, pues consiguió que yo en Coruña tenga la felicidad plena y una estabilidad mental que me permite estar trabajando de la misma manera que lo hacía en el Quirinal.

- Ahora ya con una temporada completa entre nosotros, ¿hay muchas diferencias en la formación del fútbol asturiano y la del gallego?

- La verdad es que hay diferencias en diferentes campos. Por ejemplo en Asturias, mirando al fútbol-8, pues hay divisiones en las categorías, ya hay ascensos y descensos, cosa que en la delegación de A Coruña no sucede a día de hoy. Tiene sus pros y su contras, pero para mi siempre termina siendo más positivo que haya divisiones, pues si lo que queremos fomentar es la formación, si el entrenador sabe llevarlo y se dedica a formar y no antepone el resultado a eso, pues yo creo que la competición más igualada te da calidad en la formación, en este campo si que veo un paso por delante a Asturias, lo veo todo mucho más organizado. Otra cosa muy importante es que las ligas las imparta la federación, cosa que aquí en Galicia no sucede en el fútbol-11 alevín, la imparte un club, eso siempre es algo complicado, pues no deja de ir todo a través de invitaciones o requisitos privados.

- Otra cosa muy de reseñar es que en el Principado se comienza a jugar fútbol- 8 en edad alevín, en benjamines y prebenjamines el fútbol sala es el que toma protagonismo en la formación.

- Así es, lo que es iniciación, prebenjamín y benjamín es todo fútbol sala. Yo lo veo bien en favor de la calidad individual del jugador. Si cada entrenador se dedicase a formar pues daba igual fútbol cinco que fútbol ocho, el problema viene cuando los entrenadores quieren la medalla por ganar en vez de por formar y entonces en prebenjamines ya tienen algún niño un poquito más hecho, más destacado en tamaño y lo comienzan a utilizar para ganar por fuerza y por potencia. En el fútbol sala se lo condicionas un poco más a esos técnicos, pues el balón está algo más duro, el espacio está más reducido… entonces eso ya lleva a tener que enfocar más hacia querer tocar el balón para poder conseguir el objetivo de ganar que es lo que buscan por desgracia, pero con el fútbol sala ya los obligas a la formación de por sí.

- Pasional, trabajador exigente, corrector… desde fuera te veo de esa forma, pero ¿cómo es ese Jairo entrenador?

- Yo me considero muy pero que muy exigente, muy trabajador y a veces demasiado pasional. A veces el ímpetu de querer darles herramientas, conceptos para que mejoren, etc, pues me paso de pasional pero bueno es algo que quiero ir mejorando en el día a día también, todos estamos aquí para ser cada día que pasa mejores.

- Temporada 2017/2018, segunda campaña en el Atlético Coruña Montañeros, doble reto, Alevín de primer año e Infantil de primer año, los segundos son tú misma generación del año pasado en alevines, ¿qué esperas del curso?

- Empiezo hablando un poquito del Infantil, que es el equipo mío del año pasado, la base es ese grupo y a mayores incorporamos a siete nuevos jugadores. A la hora de entrenar nos conocemos y ya estamos un paso por delante, lo que es un hándicap a nuestro favor, pues la base de los niños del año pasado siempre ayuda a trabajar tareas mucho más cognitivas y de mucha más dificultad para ayudar al progreso del jugador. A su vez, los chicos que llegan nuevos ya están plenamente adaptados a la dinámica de grupo y al trabajo que estamos realizando. Mirando ahora al equipo alevín, pues estamos hablando de un grupo bastante nuevo, estamos trabajando desde cero, intentando inculcar conceptos que les ayuden a la hora de resolver problemas y situaciones complicadas e intentaremos crecer en el juego desde ese sentido. A la larga espero crecer como crecimos el año pasado con el Alevín A y poco a poco ir trabajando cositas que son más complejas y más complicadas. A día de hoy estamos haciendo un trabajado analítico y que los niños vayan cogiendo actitudes y desarrollando las que ya tienen ellos adquiridas para poco a poco ir llegando a cosas como rondos posicionales, juegos de posición o partidos condicionados.

- Desde tu punto de vista, ¿cuál es la clave de una buena formación? ¿dónde no puede fallar el técnico bajo ningún concepto?

- Para mi hay muchas claves y a su vez cada persona en su mundo y se pueden hacer las cosas de diferentes maneras. A partir de ahí, donde un entrenador no debe de fallar es en la corrección, eso es súper importante, hay muchos entrenadores de base que no hacen mal las tareas, la pena es que no saben para que hacen esa tarea y no saben que hay que corregir al hacerla. Tienen que hacer buenas correcciones y a partir de ahí es muy importante la intensidad y el ritmo de la tarea.

- ¿A qué edad comenzaste a ilusionarte con el mundo de los banquillos? ¿Siempre en el Quirinal?

- Sobre los dieciséis o diecisiete años, comencé muy pronto en los banquillos. La verdad que estuve siempre en el Quirinal y a mayores estuve un año compaginándolo con el Real Avilés, donde esa temporada formé parte del cuerpo técnico de Josu Uribe en el equipo de Segunda División B.

- ¿Continúas jugando esta campaña en el primer equipo del Atlético Coruña Montañeros?

- Esta temporada sólo quiero dedicarme a entrenar, no voy a jugar esta temporada ni en el Atlético Coruña Montañeros ni en ningún otro equipo, mi cabeza está esta temporada en los entrenamientos de los chicos de la base.

- ¿Cómo funciona la delegación de A Coruña? ¿Tiene salud?

- Yo no se si lo que voy a decir es bueno o malo pero lo que está claro es que en A Coruña hay cosas que cambiar. La repartición de campos y horarios es tremendo, lo marcan personas vinculadas a otros clubes a su antojo, barren para casa, eso es un punto negativo muy grande. Yo creo que la AFAC tendría que estar compuesta por una persona de cada equipo o por gente neutral, da igual cualquiera de las dos opciones, al no ser así, vemos lo que está pasando y por lo que tengo entendido esto viene de años. Lo de las categorías de fútbol-8 es algo que ya comenté antes y no hay organización ninguna, todo eso tiene que mejorar con urgencia, algo que ya sucedió en otros sitios de Galicia como tu me decías fuera de la entrevista.

- ¿Y los aficionados? ¿Se vive el fútbol más o menos que en tu Asturias natal?

- Hay mucha afición en los dos sitios, lo que si considero es que el ambiente que rodea a los niños, pues es un poco más sano lo que yo viví en Asturias, que lo que yo vivo en A Coruña. Aquí se presiona mucho a los niños en edades tempranas por parte de los padres, los padres ya están vinculándolos a cambiar de clubes, a querer ser mejor que su compañero del cole, a no pasársela a compañeros, etc. Yo por lo menos, lo que estoy viviendo aquí, lo que vi yo en la liga del Alevín A del año pasado, fue eso en general en la mayoría de clubes. Pienso que se debe fomentar la cohesión de grupo, que los niños se lleven bien, que hablen en plural en vez de en singular, que aprendan, que se lo pasen bien y con el futuro dios dirá. Los padres al terminar el partido deben de preguntar que tal te lo has pasado y no empezar ya en las gradas de A Torre, aquel no te la pasó, en esa jugada tenías que haber tirado, no fuiste de cabeza… , los familiares deben de centrarse en el divertimento y olvidarse del rendimiento, darse cuenta que estamos en una etapa de formación y no de alta competición ni nada así.

- ¿Cuáles son tus siguientes objetivos futbolísticos? ¿Hasta dónde te gustaría llegar?

- A día de hoy mi objetivo es que el Atlético Coruña esté donde se merece, pues la gente que rodea a este club es espectacular y las ganas que le ponen y el dinero que está invirtiendo el club, sin nada a cambio, pues yo creo que a la larga tiene que ser muy correspondido. A día de hoy nos merecemos estar en lo más alto, estoy seguro que acabaremos llegando. Eso por un lado, y por el otro, pues me gustaría que el día de mañana, los niños que yo entreno digan pues yo aprendí y me formé con Jairo, desde mi punto de vista no hay mayor medalla que esa, yo me sentiría muy correspondido por ese lado.

- Ya la última, un sueño por cumplir Jairo.

- Va a sonar raro pero es la realidad, yo en la vida sueño con seguir teniendo salud y que también la tengan los que me rodean, que siga dándome estabilidad en el trabajo y que la todo el proceso en sí que abarca la vida continúe igual, igual, igual, que lo hace ahora mismo.

- Si me dejo algo, llegó el momento, estás en tu casa.

- Simplemente darte las gracias por la entrevista, gracias por acordarte de mi una vez más y también volver a dar las gracias a la gran familia que forma el Atlético Coruña, a Luis Cousillas y a Pablo Fernández por haberme dado la oportunidad de venir aquí con ellos a este bonito proyecto y volver a darle las gracias también a mi familia por estar siempre en el día a día para lo que necesite, y por supuesto también a mi pareja por conseguir que mi estabilidad sea tan grande y hacerme tan feliz.

En ONF-OND usamos software libre